selva red ambiental

Las selvas húmedas de México

El conjunto de nuestra red ambiental se divide en montañas, costas, sierras y selvas.

Formación de las selvas

Pocas zonas en nuestro planeta conceden las condiciones adecuadas para incrementar el desarrollo de selvas. Estas regiones divididas en 3 partes, se distribuyen bajo tres líneas imaginarias inventadas para delimitar el mapa de la tierra según la radiación del sol.

Estas líneas son el trópico de Cáncer que se encuentra en el norte, el ecuador en el centro y el trópico de Capricornio al sur. Debido a la intensidad de los rayos de sol sobre esas zonas, el agua se calienta y se convierte en vapor. El subir al cielo y enfriarse, este vapor forma un gran franja de nubes que genera lluvias abundantes. Este conjunto de calor y lluvia hace que nuestra red ambiental cuente mediante su variedad de paisajes, las selvas.

Clima característico y zonas de repartición

En la selva tropical húmeda, suele hacer tanto calor durante el día como en la noche. Llueve durante la mayor parte del año, con intensidad heterogénea, desde lloviznas breves hasta fuertes tormentas asociadas a vientos y relámpagos.

Debido a las abundantes lluvias, la selva tropical está constantemente irrigada. Es difícil distinguir las aguas que se destinan a ser almacenadas por las raíces de las que se convierten en vapor provocando humedad en el aire.

Cabe destacar que el agua representa un gran valor para la fertilidad del suelo selvático. Al ayudar en el proceso de descomposición, todas las hojas, los frutos o ramas caídas de árboles forman una capa de materia muerta en el suelo llamada humus.

La selva húmeda o tropical también es llamada selva siempre verde puesto que ciertas especies de árboles mantienen sus hojas por más de un año sin perderlas en su integralidad mientras tanto.

3 tipos de estratos en la red ambiental selvática

El emergente es la parte superior visible de la selva. En esta parte se destacan las copas de los árboles más altos que miden hasta 45 metros. Los troncos de los arboles pertenecientes a esta categoría no son muy anchos y sus ramas se extienden fuera del perímetro de la copa de los árboles de menor tamaño. Las diferentes variedades son la ceiba, el cedro, la caoba y el chicozapote.

En el segundo estrato llamado bóveda, se encuentran árboles que miden entre 10 y 30 metros de altura. Estos crecen cerca unos de otros contrariamente a los árboles de la zona emergente. Mientras que la humedad del ambiente aumenta, las temperaturas y la intensidad del viento disminuyen drásticamente.

Aquí las variedades que se desarrollan más son el mamey, el ramón, el jabín y el zapote. Estos árboles ofrecen las mejores condiciones de hábitat para animales que se cuelgan de las ramas como el mono araña o el perezoso.

Las especies del monte bajo se encuentran muy cerca del suelo. Las temperaturas son elevadas y no varían mucho. La humedad es más alta ya que el agua tarda más en evaporarse y llega poca luz debido a la estrechez de las ramas de los árboles de los estratos superiores.

Los árboles de esta categoría miden como máximo 3 metros. Debido a la escaza cantidad de luz, las plantas crecen con dificultad aunque algunos se desarrollan a la sombra como los hongos, arbustos pequeños y plantas de hojas grandes y anchas.

Nuestra ecosistema necesita más atención y cuidado. A continuación puede encontrar artículos sobre la ecología y como respetar a nuestro planeta.