Los 4 principios ambientales

Los 3 principios ambientales

Todo está relacionado con el demás

Ya sabemos que la naturaleza es compleja y funciona a través de un número  importante de ciclos interrelacionados que nutren toda su dinámica. Le dan estabilidad y hacen que todo sirva para algo. En la naturaleza, no existe el concepto de desecho mientras que en los procesos industriales sí. Estos no cumplen una función en los ciclos naturales sino que perturban y generan deterioro y contaminación. De manera que todo los que sucede en los procesos industriales tiene relación con la naturaleza.

Este principio de interrelación genera el segundo principio.

Todo va a dar a algún lado

Durante mucho tiempo pensamos que las descargas, emisiones y los residuos desaparecían por arte de magia. Después se pasó a reconocer que si se incorporaban a la red ambiental se suponía que se diluían. De tal manera que su amenaza se desaparecía. Las personas decían “the solution to pollution is delusion” es decir que la solución a la contaminación era la disolución.

Sin embargo aún mucha gente prefiere pensar que aún es así y actúan como si fuera cierto. A pesar de que las evidencias dan ejemplo tras ejemplo de lo contrario. El calentamiento de la tierra debido a la acumulación de los gases invernaderos, la destrucción de la capa de ozono de la atmosfera han contribuido en gran parte al deterioro de la red ambiental.

Nada es gratis

Cualquier tipo de actividad que desarrollamos sobre la Tierra para nuestro sustento y bienestar tiene un costo. Los costos ambientales no los paga quien los produce sino que repercutan a todos en general y a quienes resultan directamente afectados en particular.

Gran parte de nuestras actividades productivas de la tecnología moderna serian antieconómicas ya que los costos ambientales como lo es la pérdida agrícola de suelos. Es necesario reflexionar de cuáles son los verdaderos costos.