red ambiental - hielo marino

Cambios climáticos: El hielo marino

Red Ambiental señala que la capacidad máxima de hielo marino del Ártico para este invierno fue el segundo más bajo registrado, gracias en parte a una « ola de calor extremo ».

La superficie del hielo

 

La extensión máxima de hielo marino después de un invierno de crecimiento estaba muy por debajo de la media – un área de hielo perdido cerca de dos tercios del tamaño de Alaska.

Después de expandirse durante todo el invierno, la tapa flotante de hielo marino del Ártico ha alcanzado su máxima extensión, y ha continuado una tendencia inquietante.

El Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (National Snow and Ice Data Center) anunció hoy que la extensión máxima de este año es la segunda más baja en el registro de 39 años de observaciones satelitales.

« Las cuatro extensiones máximas más bajas en el registro satelital han ocurrido en los últimos cuatro años », según el NSIDC. El año pasado batió el récord más bajo.

 

Un punto crítico

 

El hielo del mar Ártico parece haber alcanzado su punto máximo este año el 17 de marzo, con una extensión de 448.000 millas cuadradas por debajo de la mediana a largo plazo. Red Ambiental resalta que esa área de hielo perdido cubriría cerca de dos tercios de Alaska.

La congelación otoñal ocurrió a fines de este año, particularmente en el Mar de Chukchi frente a Alaska. Esto se debió en parte a la gran cantidad de calor oceánico que se transportaba a la zona a través del Estrecho de Bering.

 

Olas de calor preocupantes

Además de la congelación retardada, las temperaturas del aire eran persistentemente altas en el Ártico, ayudando a retardar el crecimiento del hielo. Y febrero trajo « una ola de calor extremo sobre el Océano Ártico », según el NSIDC.

En pleno invierno, Red Ambiental indica que el aire cálido del sur surcaba el Ártico hacia el Polo Norte, trayendo temperaturas que se elevaban hasta, y posiblemente por encima, de la marca de congelación. « Este es el cuarto invierno consecutivo que se registran olas de calor de este tipo en el Océano Ártico », dice el NSIDC.

Un estudio reciente muestra que estas olas de calor invernales son cada vez más frecuentes e intensas.

 

Para más informes, les aconsejamos la sección Noticias.