La ecología en México

Es del resorte de todos mantener nuestro planeta limpio y sano. No obstante, para algunos países esta misión releva de lo imposible. Nuestra red ambiental se enfrenta a problemas de orden de escasez y de polución que ponen en riesgo la supervivencia de los seres humanos y de los seres vivientes.

 

Escasez de recursos

 

Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, México ha perdido 241 metros cúbicos anualmente en menos de 60 años. La distribución pasó de 18 mil 53 metros cúbicos por persona, a tan solo 4 mil 312 metros cúbicos en 2007. Además 2/3 de la población vive con menos de 2 mil metros cúbicos de agua por persona al año. Esta cifra alarmante demuestra la precariedad de cierta parte de la población de México.

Además red ambiental señala que debido al aumento de la población, la cantidad de basura per cápita cambió de 357kg en 2004 a 388kg en 2006.

Los estudios basados entre los años 2003 y 2006 demostraron que México pierde una tasa anual de sus tierras de 0.3. Mientras que el 38% de su territorio se ve afligido por cierto tipo de degradación ambiental. Los residuos sólidos municipales son la primera causa, ya que registran un aumento anual de 3.7%, debido notablemente por el aumento de basura por habitante.

México hace parte de los 5 países que albergan entre 60 y 70% de las más de 10 millones de especies de flora y fauna del planeta. Esta diversidad representa 12% del total mundial, ocupando de esta manera el quinto lugar de plantas vasculares con 23 mil 522 especies. Cabe destacar que cuenta con 52 especies de frijoles silvestres.

Pero no todo es rosa, ya que 9.6% de las 5 mil especies de vertebrados se encuentra actualmente amenazada y 5% de ellas está en peligro de extinción. Hoy en día 15% de esas especies amenazadas está bajo protección especial. Se calcula que si el ritmo de deforestación permanece, hasta 50% de la superficie del manglar podría desaparecer para 2025.

Los archipiélagos: fuente de vida para diversos ecosistemas

En nuestro conjunto de redes ambientales, los archipiélagos forman gran parte de nuestra riqueza ecológica. Estos son superficies naturales de tierra a nivel del mar y rodeados de agua. Debido a su variedad de especies tanto de fauna como de flora, las islas son consideradas como actores mayores de nuestro ecosistema.

 

Variedades de islas

 

Debido a los brotes volcánicos u otro tipo de origen, hoy en día existen diferentes tipos de islas en nuestra red ambiental.

Las islas continentales son aquellas que se separan del continente por una franja de mar relativamente amplia. Los ejemplos son Gran Bretaña, Sicilia o Tasmania.

Las islas volcánicas como lo indica su nombre, fueron formadas por actividades volcánicas en el fondo del océano. Los ejemplos ilustrando este fenómeno son las Pequeñas Antillas y las islas Sándwich del Sur.

Las islas coralinas están situadas mayoritariamente en mares tropicales y subtropicales. Este tipo de islas se forman gracias a un conjunto de esqueletos marinos primitivos como los corales. El conjunto se fue acumulando hasta llegar a la superficie y formar islas.

Las islas sedimentarias forman un delta como en los del río Ganges, Orinoco, Nilo y Paraná. Estos se crean debido a la acumulación de arena, grava y lodo que son arrastrados por la arena. Estos sedimentos arrastrados terminan formando una extensión de tierra. La más grande isla sedimentaria es la isla Marajó en la desembocadura del Amazonas.

En México, las islas ocupan una superficie total de 5.127 km2. Esto equivale a un 0.3% del territorio mexicano y engloba 1.365 cuerpos insulares.

 

Flora y fauna de nuestra red ambiental

 

Queda destacar que el clima de estos ecosistemas es generalmente seco, desértico y cálido. No obstante, existen islas húmedas y subhúmedas. Debido a estas observaciones, la flora y la fauna se desarrollan de manera equitativa en las diversas islas.

Dependiendo de sus necesidades en agua y sol, algunos árboles como los pinos, los encinos y los cipreses de Guadalupe sobresalen en la parte terrestre. Las algas de mar forman gran parte del ecosistema insular. Así encontramos sargazos, algas ceramidales, algas rojas, algas coralinas y algas verdes.

 

Los animales presentes son los cocodrilos, iguanas, lagartijas, águilas pescadoras, cormoranes, fragatas, cuatíes, ratas y ratones. En la zona acuática encontramos lobos marinos, orcas, delfines, peces piedra y ballenas.

El desarrollo de los manglares de México

El ecosistema de nuestra red ambiental es variado y extenso. Muchas veces ocurre que estos se vean amenazados por las obras humanas. Este es el caso de los manglares quienes han visto su población disminuir de varias hectáreas. Se calcula que el mundo ha perdido 35% de sus manglares.

 

¿Qué son los manglares?

 

Se trata de una formación vegetal leñosa, densa o arbustiva que llega a medir 1 a 30 metros de alto. En México existen 4 especies de mangle que pueden encontrarse en bosques monoespecificos.

Tal como los humedales costeros, los manglares poseen una gran variedad de servicios ambientales. Proveen zonas de alimentación, refugio y crecimiento para los jóvenes crustáceos y alevines. Debido a esto mantienen gran parte de la producción pesquera y proveen gran mayoría del combustible de leña.  Además de ayudar a controlar las inundaciones, son barreras naturales contra huracanes. Limitan las intrusiones salinas, controlan la erosión, protegen las costas y funcionan como filtro biológico para mejorar la calidad del agua.

 

Flora y fauna de esta red ambiental

 

Algunas especies con mínima resistencia a la salinidad subsisten en este ecosistema. Así encontramos el zapote, la  palma tasiste, el chechén negro, el cuerno de toro o el tucuy.

Las variedades de flores son la pitaya, las orquídeas y especies de bromelias.

Esta red ambiental refugia especies como caracoles, ostras, percebes, erizos y esponjas. Los crustáceos son los cangrejos, jaibas, camarones y langostinos. Encontramos igualmente una gran cantidad de peces, tal como el bagre, la lisa, las mojarras, los pargos, el robalo y el sábalo.

Por su estructura vertical, varias aves como la garza azul, la garza morada, la garza gris, el cormorán y la fragata hacen su nido en los manglares. Otras especies protegidas frecuentan esta zona. El águila negra, el gavilán caracolero, la cigüeña o el garzón.

Además se pueden ver varias especies de animales a sangre fría. Las iguanas y los cocodrilos de río son el ejemplo más encontrado en esta zona de la red ambiental. En cuanto a los mamíferos, mapaches, coatíes, monos y jaguares pueblan este ecosistema.

 

Los bosques templados

Nuestra red ambiental es grande y vasta. Diferentes ecosistemas conviven en el mundo pero México es uno de los países que contienen una gran variedad de biodiversidad.

 

Características de esta red ambiental

 

Los bosques templados son comunidades de árboles mayormente altos en zonas montañosas. El clima adecuado para su desarrollo varía del templado al frío.  Se calcula que en México existen cerca de 50 especies de pinos y 200 especies de encinos. Esta comunidad es verde y agrupa aproximadamente 7.000 especies de plantas.

Estos bosques se sitúan mayormente en el norte y el sur de Baja California tanto como a lo largo de las Sierras Madre Occidental y Oriental. Ocupan 16% del territorio mexicano, especialmente en altitudes situadas entre 2.000 y 3.400 metros.

Debido a la altura, esta red se desarrolla bajo temperaturas ambiental es que varían entre 12 y 23 grados Celsius. En invierno, ocurre frecuentemente que estas temperaturas se ubiquen bajo los cero grados. Este ecosistema se categoriza particularmente por su humedad, puesto que su precipitación anual es de 600 a 1000 mm por año.

 

 La Flora

 

Aunque dominen mayoritariamente las especies de pinos y de encinos, los bosques templados mantienen una gran diversidad de árboles. En las partes bajas montañosas encontramos el madroño, el tepozán, el jaboncillo y el saucillo. Debido a la baja cantidad de estrato, se desarrollan muchas veces manchones de matorrales. Estos manchones están compuestos de arrayán, manzanita, palo de rosa, jara, cabellos de ángel o laurel.

Los hongos presentes son el hongo borrego, el hongo de yema,  matamoscas, el hongo cemita y el duraznillo.

 

La Fauna

 

En los bosques templados cohabitan el venado cola blanca, el lince, el puma, el armadillo, la zorra gris, el conejo serrano, la ardilla voladora y la ardilla gris.

En la categoría de los reptiles encontramos las serpientes de cascabel, las víboras de cascabel cola negra y las víboras de cascabel transvolcánica. Estas especies se alimentan de los pequeños mamíferos que habitan este bosque. Estos son el clarín jilguero, el azulejo de garganta azul y varios pájaros carpinteros.

Otros tipos de ave pueblan los bosques templados. Encontramos rapaces como el águila real, la aguililla de cola roja, el cernícalo americano y el gavilán de pecho rojo. Por último, ciertas aves migratorias encuentran refugio en esta red ambiental. Entre ellas están los chipes, los zumbadores rojos y el colibrí de garganta rubí.

No es extraño encontrar insectos en las zonas húmedas y los bosques templados no hacen excepción. En el centro de México, las mariposas monarcas encuentran refugio durante la hibernación. La especie más presente es la de los escarabajos Plusiotis cerca de los ríos.

 

Para terminar, cabe destacar que la importancia de los peces. Al ser una zona húmeda, muchos de los bosques templados están rodeados de ríos. El futuro de la familia de los mexcalpinques está hoy en día severamente comprometida debido a la escasez de su población. El picote tequila, la pintada y el chegua hacen parte de estos peces.

 

Para saber más sobre otros tipos de ecosistemas de México, puede leer el artículo siguiente.

Las dunas costeras

Las dunas costeras hacen parte de nuestra compleja y vasta red ambiental. Nuestro ecosistema es inmenso y grandioso por lo cual ofrece diversos hábitats para  las especies animales, las dunas hacen parte de este sistema de adaptación.

¿Qué son las dunas costeras?

Estas se definen como montículos de arena sujetos a la acción del viento de la red ambiental. Se encuentran a las orillas de los ríos, lagos o del mar.

Como enunciado precedentemente, este ecosistema costero está formado por montículos de granos de arena de origen biológico (muchas veces calcáreo). Las formas de las dunas son variadas, podemos ver líneas o cordones paralelos aunque también encontramos formas de media luna.

Debido a los diferentes vientos y mareas, las dunas desarrollan manchones de vegetación de diferentes edades. Su distribución se reparte mayoritariamente en la parte trasera de las playas de arena, donde la marea es más alta. En México se reparten en Baja California Sur, Sonora, Jalisco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Campeche.

Condiciones de desarrollo de esta red ambiental

Las dunas costeras se desarrollan en todo tipo de clima, desde los polos norte y sur hasta el ecuador. En México y el Mar Caribe, las dunas tienen 8 diferentes tipos de clima y se reparten en zonas: semi secas con lluvias poco abundantes durante todo el año, cálido húmedas con lluvias en verano, desérticas con lluvias en verano y zonas cálido subhúmedas con lluvias en verano.

La flora y fauna que se desarrolla en estas dunas son consideradas como halófitas, es decir que viven en los suelos con rico contenido de sales solubles. Las especies más comunes son la verdolaga de playa, el chechén negro, la palmera plantada y la uva de playa. Los insectos constituyen gran parte de la fauna predominante, encontramos abejas, avispas, moscas, hormigas y escarabajos. A nivel de los animales vertebrados separamos los sapos, las ranas, las tortugas y las garzas en la zona baja y los halcones, zopilotes y águilas en las partes altas y secas.  También encontramos mamíferos como ratones, conejos, zorras, ardillas, mapaches y tlacuaches.

Al favor ambiental

Al crear obstáculos a las corrientes del viento, esta red de dunas costeras disminuye su velocidad y producen gran acumulación de sedimentos impidiendo así la salinidad de las tierras y la acumulación de arena tierra adentro. De la misma manera, previenen la erosión propiciada por las tormentas y huracanes. Además, actúan como zonas de filtración de agua de lluvia hacia el subsuelo manteniendo su buena calidad.

Las selvas húmedas de México

El conjunto de nuestra red ambiental se divide en montañas, costas, sierras y selvas.

Formación de las selvas

Pocas zonas en nuestro planeta conceden las condiciones adecuadas para incrementar el desarrollo de selvas. Estas regiones divididas en 3 partes, se distribuyen bajo tres líneas imaginarias inventadas para delimitar el mapa de la tierra según la radiación del sol.

Estas líneas son el trópico de Cáncer que se encuentra en el norte, el ecuador en el centro y el trópico de Capricornio al sur. Debido a la intensidad de los rayos de sol sobre esas zonas, el agua se calienta y se convierte en vapor. El subir al cielo y enfriarse, este vapor forma un gran franja de nubes que genera lluvias abundantes. Este conjunto de calor y lluvia hace que nuestra red ambiental cuente mediante su variedad de paisajes, las selvas.

Clima característico y zonas de repartición

En la selva tropical húmeda, suele hacer tanto calor durante el día como en la noche. Llueve durante la mayor parte del año, con intensidad heterogénea, desde lloviznas breves hasta fuertes tormentas asociadas a vientos y relámpagos.

Debido a las abundantes lluvias, la selva tropical está constantemente irrigada. Es difícil distinguir las aguas que se destinan a ser almacenadas por las raíces de las que se convierten en vapor provocando humedad en el aire.

Cabe destacar que el agua representa un gran valor para la fertilidad del suelo selvático. Al ayudar en el proceso de descomposición, todas las hojas, los frutos o ramas caídas de árboles forman una capa de materia muerta en el suelo llamada humus.

La selva húmeda o tropical también es llamada selva siempre verde puesto que ciertas especies de árboles mantienen sus hojas por más de un año sin perderlas en su integralidad mientras tanto.

3 tipos de estratos en la red ambiental selvática

El emergente es la parte superior visible de la selva. En esta parte se destacan las copas de los árboles más altos que miden hasta 45 metros. Los troncos de los arboles pertenecientes a esta categoría no son muy anchos y sus ramas se extienden fuera del perímetro de la copa de los árboles de menor tamaño. Las diferentes variedades son la ceiba, el cedro, la caoba y el chicozapote.

En el segundo estrato llamado bóveda, se encuentran árboles que miden entre 10 y 30 metros de altura. Estos crecen cerca unos de otros contrariamente a los árboles de la zona emergente. Mientras que la humedad del ambiente aumenta, las temperaturas y la intensidad del viento disminuyen drásticamente.

Aquí las variedades que se desarrollan más son el mamey, el ramón, el jabín y el zapote. Estos árboles ofrecen las mejores condiciones de hábitat para animales que se cuelgan de las ramas como el mono araña o el perezoso.

Las especies del monte bajo se encuentran muy cerca del suelo. Las temperaturas son elevadas y no varían mucho. La humedad es más alta ya que el agua tarda más en evaporarse y llega poca luz debido a la estrechez de las ramas de los árboles de los estratos superiores.

Los árboles de esta categoría miden como máximo 3 metros. Debido a la escaza cantidad de luz, las plantas crecen con dificultad aunque algunos se desarrollan a la sombra como los hongos, arbustos pequeños y plantas de hojas grandes y anchas.

Nuestra ecosistema necesita más atención y cuidado. A continuación puede encontrar artículos sobre la ecología y como respetar a nuestro planeta.

Stevia : Producto milagroso a virtudes ecológicas

El producto llamado comúnmente Stevia o Estevia (según la RAE) se caracteriza por sus propiedades endulzantes. Además de proveer glucosa natural a nuestros hogares, la stevia se presenta como una solución optimista para nuestra red ambiental debido a los métodos de agricultura sustentable utilizados para su cosecha.

El impacto ambiental menor de la stevia

Para producir stevia, se requiere de menores aportes de tierra, de agua y de energía. Se calcula que la misma cantidad de dulzor es encontrada en una cucharada de stevia que en una de azúcar u otro tipo de endulzante a base de plantas, por medio de gastos menores en energía.

En Kenia, la stevia se cosechada en tan solo un tercio de la tierra dejando así espacio para otros cultivos. De esta manera, se mantiene la diversidad de la agricultura y la diversificación de los ingresos de los agricultores.

Aunque sus gastos energéticos sean mínimos, la planta solo puede crecer en zonas húmedas. Un estudio publicado en 2013 sobre el impacto ecológico demuestra que la stevia causa una huella ecológica 79% veces menor que el jarabe de maíz, 55% inferior al azúcar de betarraga y 25% menos que el de la caña de azúcar.  El impacto ecológico vinculado con el consumo de agua demuestra que la producción de stevia ocasiona 96% menos de aguas utilizadas (azules y verdes) que la caña de azúcar.

La cosecha de la hoja de stevia no supone riesgos ambientales cuando se hace bajo menores rendimientos. No obstante, cuando el procedimiento se ve amplificado para su uso comercial es necesario utilizar fertilizantes o abono. El impacto ambiental negativo, se da en el caso de fertilización intensiva o uso abusivo de estiércol puesto que libera un exceso de nitrógeno o fósforo. Este procedimiento contamina las aguas de superficie o de terreno, volviendolas inutilizables.

La producción

La stevia se destaca en nuestra red ambiental por su perennidad y su alta capacidad de adaptación a los cambios climáticos. Su recuperación veloz a las heladas, hace que sea un producto cosechable hasta 3 o 4 veces al año.

El procedimiento de extracción consiste en remojar las hojas secas, como lo haríamos con un té, para luego separar o purificar los mejores compuestos de sabor dulce, que se conocen como glucósidos de esteviol. De esta manera obtenemos extractos concentrados entre 300 y 400 veces más en azúcar.

Luego el producto pasa por microfiltración para eliminar sustancias o pigmentos con alto calibre molecular. Por medio de este proceso, se obtiene un resultado de 20% concentrado y 80% diluido. La membrana de ultrafiltración utilizada retiene el producto concentrado para repetir la operación mientras que el producto diluido pasa por una membrana de nanofiltración que repite las mismas etapas para obtener un producto cada vez más diluido.

El resultado final es sometido a una fase de cristalización por medio de evaporadores al vacío. Se evapora el agua para obtener una sustancia sobresaturada, facilitando así la formación de los cristales. Finalmente, los cristales conseguidos son secados para reducir la humedad de 2% por medio de aire caliente.

Las viviendas sostenibles

La construcción verde prospera siguiendo pautas y métodos respetuosos de la red ambiental y de nuestra salud. Según un estudio realizado por el Ministerio de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo de Colombia, una vivienda sostenible permite ahorrar hasta 40% de agua, entre 30% y 50% de energía y reduce de 35% nuestras emisiones de CO2.

Causas de contaminación

La construcción de viviendas comunes genera numerosos desechos no reciclables y suscita impactos ambientales dañinos e innecesarios para nuestra salud y nuestro medio ambiente. Debido a la supresión de la vegetación cercana, el suelo se ve expuesto a la intemperie. Asociando a este fenómeno, la excavación y la nivelación necesarias para la construcción de un hábitat, el suelo se ve sujeto a la destrucción o modificación de su estructura.

Aunque la contaminación de las viviendas es generalmente asociada a los desechos producidos durante la fase de construcción debemos focalizarnos igualmente en los residuos producidos una vez el domicilio ocupado.

Cuado hablamos de hogares, pensamos en aparatos eléctricos o basuras. No obstante, otros factores necesitan ser tomados en cuenta, tal como la presencia de animales, el tabaquismo, el uso de combustibles u otros productos domésticos como los limpia cristales, saturados en residuos tóxicos.

De la misma manera, es necesario considerar los contaminantes biológicos dañinos para nuestra red ambiental. La humedad de los techos o los alimentos mal conservados que pueden causar grandes perjuicios físicos.

Efectos de la exposición

La emisión de sustancias dentro de los hogares pueden afectar la salud de quienes habitan en ellos. Numerosos estudios intentan establecer la relación entre contaminación intradomiciliaria y presencia de enfermedades respiratorias en niños y adultos.

Mayormente, se hace uso de diferentes tipos de calefacción durante el invierno. No obstante, la mayoría de estos producen contaminantes tóxicos como anhídrido carbónico, compuestos orgánicos volátiles y óxidos de nitrógeno. Se calcula que alrededor de 50% de las muertes por neumonía de niños menores de 5 años son asociadas a la inhalación de partículas en interiores con aire contaminado.

Cada año, más de 4 millones de personas en el mundo mueren prematuramente debido a enfermedades relacionadas con la contaminación del aire de las viviendas debido al uso de combustibles sólidos utilizados en la cocina.

Soluciones para la red ambiental

Existen diferentes soluciones para contrarrestar la polución de nuestros interiores. A nivel de productos domésticos, es fácil sustituir un artículo químico por recetas naturales a base de agua, vinagre, bicarbonato de sodio o jabón suave. Es recomendado restringir el uso de aerosoles y de separar los desechos tóxicos de la basura doméstica en contenedores específicos.

A nivel de la construcción, se pueden realizar economías monetarias y ecológicas al instalar paneles de recolección de luz solar.  De la misma manera, el agua de lluvia puede ser reutilizada como medio de riego y el establecimiento de techos vegetales para ayudar al reducción de las temperaturas en las áreas urbanas durante el verano (25%).

 

La energía geotérmica

El futuro de la energía renovable reside en un método de explotación energética inagotable poco conocido de la red ambiental. La energía geotérmica asimila el calor del subsuelo para climatizar y distribuir agua caliente de forma ecológica.

Sistema a toda prueba

Vía este procedimiento se recauda el calor del interior de la tierra por medio de bombas de calor que lo reparten de manera equitativa según las estaciones del año. Así, un usuario común accede a la calefacción en invierno, a la refrigeración en verano y al agua caliente en todo periodo por medio de colectores constituidos de una solución de agua con glicol enterrados en el subsuelo. Las bombas de calor geotérmicas, son equipos compactos silenciosos que pueden ser instalados de forma vertical como horizontal dependiendo de la superficie exterior.

 

Este método produce hasta 6 veces más energía del que consume y resulta una de las soluciones de la red ambiental más rentable. No obstante su producción y destino dependen de 4 tipos de temperaturas diferentes :

 

  • Alta temperatura : Las altas temperaturas se encuentran en las zonas activas de la corteza, variando entre 150 y 400°C. Generalmente el vapor producido en la superficie es recuperado por turbinas para producir energía limpia.
    Diferentes factores deben ser reunidos para poder recaudar energía :

 

  1. Cobertura exterior de rocas impermeables
  2. acuífero o depósito entre 0.3 y 2 km de profundidad
  3. suelo fracturado autorizando la circulación de fluidos
  4. fuente de calor magmático, con una profundidad entre 3 y 15 km y temperaturas variando entre 500 y 600°C

 

  • Temperatura media : Las temperaturas varían entre 70 y 150 °C, lo que causa un rendimiento menor de la extracción de vapor y por lo tanto de electricidad. Este método permite la explotación de pequeñas centrales, que reparten el calor mediante sistemas urbanos de reparto de calor con uso de  calefacción y en refrigeración.
  • Baja temperatura : Las temperaturas bajas pueden ser aprovechadas en zonas amplias como en cuencas sedimentarias. Los líquidos tienen una temperatura que varía entre 50 y 70°C.

 

  • Muy baja temperatura : Los fluidos calientan en temperaturas promedias de 20 a 50 °C. Este rendimiento tiene como destino exclusivo las necesidades domésticas, urbanas o agrícolas tal como la climatización geotérmica.

La extracción de calor puede hacerse también por medio de yacimientos secos. Se trata de materiales o piedras calientes subterráneas a las cuales se les inyecta agua fría, con el fin de recuperar un fluido caliente a la salida.  

Ventajas y desventajas

Esta red de explotación y de distribución permite el respeto ambiental de nuestro planeta, por lo cual disminuye la dependencia de los combustibles fósiles no renovables. Sus residuos son menores que los del carbón o del petróleo y su no genera intensidad sonora. Además, se define como un sistema de gran ahorro económico, ya que no está sujeta a precios internacionales.

Por otro lado, el método de extracción de yacimientos secos ha provocado microsismos debido al enfriamiento súbito de las rocas calientes, causando de esta manera fisuraciones.  

En lo que concierne la climatización geotérmica, su explotación se restringe a ciertas zonas precisas y resultaría muy complicado transportar la energía colectada. Hechos relatados más alarmantes conciernen una posible contaminación de las aguas próximas con arsénico o amoniaco o la emisión de ácido sulfhídrico.