Las viviendas sostenibles

La construcción verde prospera siguiendo pautas y métodos respetuosos de la red ambiental y de nuestra salud. Según un estudio realizado por el Ministerio de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo de Colombia, una vivienda sostenible permite ahorrar hasta 40% de agua, entre 30% y 50% de energía y reduce de 35% nuestras emisiones de CO2.

Causas de contaminación

La construcción de viviendas comunes genera numerosos desechos no reciclables y suscita impactos ambientales dañinos e innecesarios para nuestra salud y nuestro medio ambiente. Debido a la supresión de la vegetación cercana, el suelo se ve expuesto a la intemperie. Asociando a este fenómeno, la excavación y la nivelación necesarias para la construcción de un hábitat, el suelo se ve sujeto a la destrucción o modificación de su estructura.

Aunque la contaminación de las viviendas es generalmente asociada a los desechos producidos durante la fase de construcción debemos focalizarnos igualmente en los residuos producidos una vez el domicilio ocupado.

Cuado hablamos de hogares, pensamos en aparatos eléctricos o basuras. No obstante, otros factores necesitan ser tomados en cuenta, tal como la presencia de animales, el tabaquismo, el uso de combustibles u otros productos domésticos como los limpia cristales, saturados en residuos tóxicos.

De la misma manera, es necesario considerar los contaminantes biológicos dañinos para nuestra red ambiental. La humedad de los techos o los alimentos mal conservados que pueden causar grandes perjuicios físicos.

Efectos de la exposición

La emisión de sustancias dentro de los hogares pueden afectar la salud de quienes habitan en ellos. Numerosos estudios intentan establecer la relación entre contaminación intradomiciliaria y presencia de enfermedades respiratorias en niños y adultos.

Mayormente, se hace uso de diferentes tipos de calefacción durante el invierno. No obstante, la mayoría de estos producen contaminantes tóxicos como anhídrido carbónico, compuestos orgánicos volátiles y óxidos de nitrógeno. Se calcula que alrededor de 50% de las muertes por neumonía de niños menores de 5 años son asociadas a la inhalación de partículas en interiores con aire contaminado.

Cada año, más de 4 millones de personas en el mundo mueren prematuramente debido a enfermedades relacionadas con la contaminación del aire de las viviendas debido al uso de combustibles sólidos utilizados en la cocina.

Soluciones para la red ambiental

Existen diferentes soluciones para contrarrestar la polución de nuestros interiores. A nivel de productos domésticos, es fácil sustituir un artículo químico por recetas naturales a base de agua, vinagre, bicarbonato de sodio o jabón suave. Es recomendado restringir el uso de aerosoles y de separar los desechos tóxicos de la basura doméstica en contenedores específicos.

A nivel de la construcción, se pueden realizar economías monetarias y ecológicas al instalar paneles de recolección de luz solar.  De la misma manera, el agua de lluvia puede ser reutilizada como medio de riego y el establecimiento de techos vegetales para ayudar al reducción de las temperaturas en las áreas urbanas durante el verano (25%).

 

La energía geotérmica

El futuro de la energía renovable reside en un método de explotación energética inagotable poco conocido de la red ambiental. La energía geotérmica asimila el calor del subsuelo para climatizar y distribuir agua caliente de forma ecológica.

Sistema a toda prueba

Vía este procedimiento se recauda el calor del interior de la tierra por medio de bombas de calor que lo reparten de manera equitativa según las estaciones del año. Así, un usuario común accede a la calefacción en invierno, a la refrigeración en verano y al agua caliente en todo periodo por medio de colectores constituidos de una solución de agua con glicol enterrados en el subsuelo. Las bombas de calor geotérmicas, son equipos compactos silenciosos que pueden ser instalados de forma vertical como horizontal dependiendo de la superficie exterior.

 

Este método produce hasta 6 veces más energía del que consume y resulta una de las soluciones de la red ambiental más rentable. No obstante su producción y destino dependen de 4 tipos de temperaturas diferentes :

 

  • Alta temperatura : Las altas temperaturas se encuentran en las zonas activas de la corteza, variando entre 150 y 400°C. Generalmente el vapor producido en la superficie es recuperado por turbinas para producir energía limpia.
    Diferentes factores deben ser reunidos para poder recaudar energía :

 

  1. Cobertura exterior de rocas impermeables
  2. acuífero o depósito entre 0.3 y 2 km de profundidad
  3. suelo fracturado autorizando la circulación de fluidos
  4. fuente de calor magmático, con una profundidad entre 3 y 15 km y temperaturas variando entre 500 y 600°C

 

  • Temperatura media : Las temperaturas varían entre 70 y 150 °C, lo que causa un rendimiento menor de la extracción de vapor y por lo tanto de electricidad. Este método permite la explotación de pequeñas centrales, que reparten el calor mediante sistemas urbanos de reparto de calor con uso de  calefacción y en refrigeración.
  • Baja temperatura : Las temperaturas bajas pueden ser aprovechadas en zonas amplias como en cuencas sedimentarias. Los líquidos tienen una temperatura que varía entre 50 y 70°C.

 

  • Muy baja temperatura : Los fluidos calientan en temperaturas promedias de 20 a 50 °C. Este rendimiento tiene como destino exclusivo las necesidades domésticas, urbanas o agrícolas tal como la climatización geotérmica.

La extracción de calor puede hacerse también por medio de yacimientos secos. Se trata de materiales o piedras calientes subterráneas a las cuales se les inyecta agua fría, con el fin de recuperar un fluido caliente a la salida.  

Ventajas y desventajas

Esta red de explotación y de distribución permite el respeto ambiental de nuestro planeta, por lo cual disminuye la dependencia de los combustibles fósiles no renovables. Sus residuos son menores que los del carbón o del petróleo y su no genera intensidad sonora. Además, se define como un sistema de gran ahorro económico, ya que no está sujeta a precios internacionales.

Por otro lado, el método de extracción de yacimientos secos ha provocado microsismos debido al enfriamiento súbito de las rocas calientes, causando de esta manera fisuraciones.  

En lo que concierne la climatización geotérmica, su explotación se restringe a ciertas zonas precisas y resultaría muy complicado transportar la energía colectada. Hechos relatados más alarmantes conciernen una posible contaminación de las aguas próximas con arsénico o amoniaco o la emisión de ácido sulfhídrico.